Mi hijo/a no quiere ir al cole ¿hasta qué punto es normal?. Fobia escolar.

Comparte este articulo...
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

A veces el ir al colegio se puede convertir en una gran lucha. En muchos casos puede entrar dentro de lo normal, pero otros, se trata de un problema de mayor importancia, se puede estar tratando de una fobia. Pero ¿cómo identificamos si estamos ante algo más preocupante que una discusión cotidiana? Podemos hablar de unas características determinadas de la fobia a ir al colegio.

Este problema se caracteriza por un manifiesto rechazo a ir al colegio e implica un temor irracional por alguna situación particular. Está relacionada con el contexto escolar y hechos traumáticos reales en la escuela (participación obligatoria en algunas actividades, rechazo de los compañeros/as, rigidez del profesor/a, etc.). Puede agravarse por reacciones verbales hostiles por parte del profesorado al no comprender los temores del/la niño/a o por conflictos entre los padres, madres y los/as profesores/as.  

Las fobias son una forma de miedo desproporcionadas a la situación y están relacionadas con estímulos que no son peligrosos, no pueden ser eliminadas razonando con el niño porque están más allá del control voluntario, tienen larga duración, interfieren considerablemente en la vida cotidiana del niño/a y suelen aparecer con más frecuencia entre los 4 y 8 años.

Los/as niños/as con fobia escolar tienden a manifestar los siguientes tipos de respuestas:  

  1. Se niegan a asistir al colegio.
  2. Lloran, gritan y patalean al llevarles a la escuela.
  3. Se quejan de dolores y enfermedades cuando se acerca el momento de ir a la escuela, desapareciendo los síntomas si se le permite quedarse en casa.
  4. Manifiestan síntomas fisiológicos como rigidez muscular, sudoración excesiva en la palma de las manos, dolor de cabeza y estómago, naúseas, vómitos, diarrea.  que aparecen por la mañana antes de ir a la escuela y por lo general desaparecen antes que terminen las clases, y no aparecen los fines de semana ni días festivos.
  5. Anticipan consecuencias desfavorables. 
  6. Evalúan negativamente sus capacidades. 
  7. Planean escaparse del colegio.

Y ¿qué podemos hacer ante una situación así?

  • En primer lugar, no es adecuado que el niño o la niña deje de ir al colegio si se hace cumplir la regla de la asistencia diaria a la escuela, el problema de la fobia escolar mejorará en forma notable en una o dos semanas. Cuanto más tiempo pase su hijo/a en casa, tanto más difícil le resultará volver a la escuela.
  • Ayudar y animar al/a niño/a a pasar más tiempo con otros niños y niñas de su edad. Fuera de la escuela, los/as niños/as con fobia escolar tienden a preferir estar con sus padres, jugar dentro de casa, estar solos/as en su cuarto, ver mucha televisión, etc. Muchos/as no pueden pasar una noche en casa de un/a amigo/a sin desarrollar un sentimiento abrumador de nostalgia. Necesitan estímulo para jugar más con sus compañeros/as.
  • Cuando el/a niño/a se alborota al separarse de sus padres/madres, lo mejor es informarle, calmadamente, que el padre y/o la madre regresará y que el/a niño/a tiene que quedarse, entonces debe irse rápido. Una separación firme, rápida y con cariño es mejor tanto para los padres/madres como para el/a niño/a. Solicitar la asistencia del personal de la escuela.
  • Informar al/a maestro/a de la escuela que, si los síntomas del/a niño/a aumentan, deje que se relaje de 5 a 15 minutos en otro lugar, en lugar de enviarlo/a a casa. Si el/a niño/a tiene algunos temores especiales, como hablar en público, el/a maestro/a generalmente hará concesiones especiales.
  • Pedir ayuda profesional. En estos casos es necesario un apoyo de una persona especializada, pues nos encontramos ante un problema complejo. Dicha terapia se debe complementar con los esfuerzos de los padres y madres.  

En Protea contamos con un equipo de psicólogas especializadas en psicología infantil y en familias, por lo que si te encuentras en una situación de estas características, no dudes en contactar con nosotras.

Extraído de Proyecto Ambezar

Alejandra García-Ochoa Mora, P-02197

Área infantojuvenil

Comparte este articulo...
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar