Estrategias para poner a prueba tu zona de confort.

“Zona de confort” es un término utilizado en psicología para referirse a un estado mental en el que la persona permanece pasivo ante los acontecimientos que van ocurriendo, actuando en base a una serie de conductas rutinarias evitando asumir riesgos, así como obtener nuevos incentivos.

La zona de confort es un lugar cómodo y conocido (que no positivo) que nos permite ir por la vida con el piloto automático

La zona de confort es un lugar donde nada ocurre, ni bueno ni malo, por lo que no hay oportunidad de perder y, lo que es más importante, no hay espacio para el crecimiento personal. La sensación de bienestar que se consigue en la zona de confort viene de la ausencia de emociones negativa (las hay, pero son soportables y asimiladas como rutinarias) y no de una evaluación real de bienestar subjetivo. Por ejemplo, que tu jefe te machaque forma parte de tu zona de confort, así como las discusiones con tu pareja o las retenciones que sufres cada mañana en la carretera. 

La idea de zona de confort se ha recogido desde siempre en el refranero español “Más vale malo conocido, que bueno por conocer”, “El tiempo todo lo cura”, “El cuento de la lechera”, “Más vale pájaro en mano que ciento volando”. Estos refranes que nos limitan llevan actuando en nuestra forma de comportarnos desde antes incluso de saber su significado real.

Quiero salir de mi zona de confort, ¿O no?

Ser conscientes de que vivimos en nuestra zona de confort no tiene que ser negativo, todo dependerá de si eso te genera malestar o no. Hay personas que les gusta vivir en esa situación estable y segura. Por el contrario, hay personas que necesitan o quieren cambios en sus vidas y no soportan una rutina sin experiencias nuevas. En cualquier caso, te recomendamos que respondas a las siguientes preguntas antes de decidir o no salir de tu zona de confort.

Ilustración Tute
  • ¿Te sientes desmotivado/a y eso te impide crecer emocionalmente?
  • ¿Tienes rutinas para todo? ¿Salir de esas rutinas te genera malestar, ansiedad, miedo o inseguridad?
  • ¿Tienes la sensación de que te estás aislando de la sociedad?
  • ¿Existen objetivos que vas posponiendo continuamente por miedo o inseguridad?
  • ¿Tienes sensación de apatía y aburrimiento ante tu vida?
  • ¿Te gustaría tener más emociones en tu vida y experimentar cosas nuevas pero no te atreves a iniciarlas?

Si has contestado “Sí” a la mayoría de las preguntas es muy probable que vivas inmerso en tu zona de confort y, además, eso te genera malestar.

¿Cómo puedo salir de mi zona de confort?

Salir de la zona de confort debe hacerse de manera paulatina, respetuosa con uno/a mismo/a.  Ten en cuenta que tu zona de confort se ha ido creando a lo largo de muchos años, es un sitio seguro y salir de ahí debe hacerse desde el amor a uno/a mismo/a y tolerando las sensaciones de inseguridad e incluso miedo o ansiedad que podemos sentir al avanzar hacia lo desconocido. 

Un miedo que suele tener mucha gente a la hora de salir de la zona de confort es la sensación de que no podrán volver a esa zona segura. Eso no es cierto. La zona de confort siempre estará ahí, no va a desaparecer, al contrario, será cada vez más amplia a medida que controles la situación. 

¿Me sigues? 

Lo que te proponemos a continuación son pequeños cambios que puedes ir introduciendo en tu rutina diaria para habituarte a salir de tu zona de confort.

Muy bien, ¡estoy listo/a! ¿Cómo lo hago?

  • Atrévete a desafiarte: ponte retos nuevos, objetivos, intenta ser mejor en aquello que ya eres bueno/a y mejorar en aquello que no eres tan bueno/a.
  • Realiza cambios en tus rutinas: ve a correr por otro camino, empieza por el final, sigue el orden inverso al que estás acostumbrado/a.
  • Conoce gente nueva: apúntate a grupos en tu barrio donde puedas conocer gente diferente que puedan enseñarte cosas nuevas.
  • Nuevos aprendizajes: práctica ese deporte que tanto te atrae y nunca has probado, aprende algún idioma, apúntate a ese taller de costura, cocina o informática que has visto en esa academia. 
  • Viaja: conoce nuevos lugares y costumbres diferentes.
  • Vive nuevas experiencias: atrévete a hacer cosas que nunca has hecho antes.
  • Deja volar tu imaginación y tu creatividad: busca alternativas diferentes para alcanzar tus objetivos.

Siguiendo estos consejos aprenderás a salir de tu zona de confort. De esta manera cuando te encuentres ante un reto importante en tu vida, al estar acostumbrado/a a asumir riesgos, te sentirás más preparado/a y afrontarás de manera diferente el desafío.

Si te sientes estancado y a pesar de los intentos vuelves de nuevo a esa situación de apatía y aburrimiento con tu vida, no dudes en llamarnos, en el Centro de Psicología Protea te ayudaremos a salir de una vez por todas de tu zona de confort.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar