Hijo/a, porque te quiero te digo: ¡NO!

Esta semana en los informativos veíamos una noticia que compartimos con ustedes en las redes sociales: “Padres y madres permisivos, niños y niñas tiranos y tiranas”. En el artículo se señalaba que la falta de límites y normas genera en el/a pequeño/a la sensación de que se puede tener y hacer todo lo se quiera, como se quiera, y cuando se quiera, lo que evidentemente no es cierto y no refleja la realidad. Esto impide que el/a niño/a aprenda a autorregularse y a tolerar su propia frustración, generándose niños/as consentidos/as y caprichosos/as que con el tiempo llegarán a ser adolescentes exigentes.

Aprender a educar y poner límites es una parte fundamental de la maternidad y paternidad, esencial para que niños y niñas crezcan responsables, autónomos y con autoconfianza.

Límites y normas ¿Qué son?

“Las normas son criterios que indican a las personas qué, cómo y cuándo realizar una acción o tarea y que implica tener unas consecuencias, positivas por su cumplimiento y negativas por su no cumplimiento” (Alonso, 2015)

“Los límites son pautas que, como padres y madres, cuidadores o educadores, proporcionamos al/a niño/a para que pueda desarrollarse de forma autónoma y en libertad, protegido en su experimentación pero sin dañarse a sí mismo ni a los demás. Son patrones de acción que ayudan al niño a conocer el espectro de comportamientos permitidos en determinadas situaciones y contextos y le dan seguridad” (Alonso, 2015)

¿Por qué son necesarios los límites para los niños y niñas?

  • Son necesarios para vivir en familia y sociedad.
  • Proporcionan a los niños/as seguridad porque saben qué se espera de ellos.
  • Son una referencia, una guía de comportamiento.
  • Si se establecen con coherencia y claridad, son únicamente beneficioso para ellos/as.
  • Contribuyen al desarrollo personal y social.
  • Favorecen el aprendizaje de la autorregulación y el autocontrol conductual y emocional.
  • Establecen el vínculo familiar por lo que deben ser claras, coherentes y estar consensuadas en familia.
  • Favorecen que el/a niño/a piense, tome la iniciativa y busque soluciones.
  • Permite el desarrollo de la identidad y la autonomía de los/as más pequeños/as.

Debemos tener en cuenta que establecer límites no significa emplear castigos, ser autoritarios o severos, por el contrario, implica dar al/a niño/a lo que necesita para generar un vínculo temprano adecuado y crecer saludablemente.

¿Cómo deben ser los límites?

  • Se establecen con autoridad (que no desde el autoritarismo), firmeza y serenidad.
  • Adaptados a la edad y nivel de madurez de los/as niños/as.
  • Coherentes y consistentes a lo largo del tiempo y las distintas situaciones
  • Formulados en positivo, en lugar de decirlo lo que NO debe hacer, insiste en lo que SÍ puede.
  • Participativos, que implique a toda la familia.
  • Expresados de forma simple, clara y concreta para que el/la niño/a puedan comprenderlas. No es lo mismo decir “pórtate bien”, que deja lugar a múltiples opciones, que “recoge tus juguetes” o “lávate los dientes”, claramente son mucho más simples, claras y concretas.
  • Respetuosos, deben limitar la conducta pero no los sentimientos. Los límites se establecen desde el amor, desde la aceptación incondicional del/a pequeño/a.
  • Basados en la realidad y no en lo que debería ser. Los padres y madres tienen que crear expectativas realistas frente a sus hijos/as para poder esperar lo que ellos/as están en condiciones de dar.
  • Los padres y madres tienen un papel activo en la educación y formación de sus hijos e hijas, implica educar con el ejemplo, ser modelos a seguir.

Ser padres y madres implica asumir la responsabilidad de establecer límites adecuados y pautas de crianza que permitan que nuestros hijos e hijas crezcan, aprendiendo desde su experiencia sin riesgos, para que pueda socializarse y crecer como personas autónomas y responsables, capaces de convivir en sociedad.

Esto puede resultar una tarea difícil. Nadie nos enseña y se presupone que se debe estar preparados y preparadas para afrontar cualquier situación que tenga que ver con la maternidad o la paternidad y la crianza de los hijos e hijas.

Déjame decirte una cosa: no existen los Superpadres o las Supermadres, se trata de aprender y mejorar.

Bibliografía :

Educapeques.con: https://www.educapeques.com/escuela-de-padres/consejos-educacion-hijos/escuela-de-padres-educar-con-limites.html

Comunidad de Madrid: https://www.madrid.es/UnidadesDescentralizadas/Salud/Publicaciones%20Propias%20Madrid%20salud/Publicaciones%20Propias%20ISP%20e%20IA/PublicacionesAdicciones/ficheros/normas_y_limites_guia.pdf

Alonso, S (2015). Escuela de padres.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar