Comunicación persuasiva y relaciones interpersonales. ¿Cómo nos ayuda?

La persuasión – que no manipulación- puede resultar muy útil en nuestras relaciones, tanto profesionales como personales. Quien domina la comunicación persuasiva determina las ideas que son tenidas en cuenta y las que se quedan en el camino.

Pensemos en correr, la cuestión no es si sabes correr o no; la cuestión es si tu manera de correr te permite ganar carreras. Y en nuestro día a día tenemos como fin ganar algunas. ¿Te has preguntado cómo puedes conquistar a un/a chico/a? ¿Te gustaría resultar una persona atenta? ¿Te han dicho alguna vez que parece que no estás escuchando? Si has contestado a alguna pregunta que sí, este post te interesa.

Uno de los factores que influyen en estas cuestiones es el tipo de comunicación persuasiva. Pero, ¿a qué nos referimos con comunicación persuasiva?

La persuasión intenta modificar una conducta, una actitud o un comportamiento de una persona, influenciando directamente sobre sus intenciones, creencias o motivaciones. Huyendo siempre de la manipulación o las faltas de respeto, la comunicación persuasiva es una manera sutil y sana de influir en el pensamiento del oyente.

En el ámbito personal es fácilmente reconocible una discusión emocional en la que dos personas pretenden convencer al/a otro/a basándose en sentimientos. En el terreno de los negocios suele abusarse de lo contrario, de los métodos más racionales. Es importante saber la justa medida entre ambos métodos y combinarlos para que la comunicación persuasiva sea eficaz.

Tal vez no seamos conscientes de ello, pero comunicar es la conducta de carácter social que más realizamos a lo largo del día y, sin embargo, también es aquella sobre la que menos control consciente tenemos. Por tanto, ser conscientes y hacer un buen uso de esta capacidad puede marcar la diferencia en nuestras relaciones sociales.

Características de una persona que utiliza la comunicación persuasiva:  

  • Da confianza al/a interlocutor/a. Cuando estamos interesados/as en conocer a alguien, queremos mostrar este interés de la mejor manera posible. Antes de hablar sin aportar, resulta más coherente escuchar con atención, evitar titubear y contradecir. Estas son algunas de las malas prácticas que realizamos en estas situaciones pretendiendo agradar o para dar a entender que estamos atentos/as. Necesitamos mostrar que somos personas en las que se puede confiar y, si bien no resulta fácil –especialmente en aquellas situaciones en las que acabamos de conocer al oyente-, debemos desarrollar habilidades que potencien esta característica.

  • Posee el mayor conocimiento posible. Si no conoces a la persona, es habitual que surjan dudas y cuestiones. Si tienes interés por algo en concreto hazlo saber preparando  el contexto y aclara, si es necesario, porqué te interesa saberlo. Disponer de información que nos de conocimiento sobre la otra persona es crucial para poder comprender mejor la información que nos trasmite y devolvérsela.

 

  • Escucha. Gran parte del arte de la persuasión reside en la capacidad de escuchar activamente a la otra persona y descubrir sus necesidades e inquietudes. Hazle preguntas sobre el contenido, parafrasea la información que te ha transmitido, haz hincapié en aquello que te haya llamado la atención.

  • Sé empático/a. En relación con el punto anterior, también debemos hacer ver al/la interlocutor/a que comprendemos su punto de vista y lo valoramos, aunque esto no significa someterse a todas sus peticiones, sino buscar un punto de encuentro en el que ambas partes ganen. La operación de la persuasión es ganar – ganar.
  • Cuidar todos los canales comunicativos. Tanto esmero debemos poner en lo que decimos, como en cómo lo decimos: nuestro tono de voz, los movimientos, nuestra apariencia, el escenario o el canal elegido. Esto son factores que influyen también en la capacidad de persuasión. ¡Observa a la otra persona, a veces con únicamente esta capacidad sabemos cómo estamos haciéndolo!

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar