Ansiedad por separación. Cómo lidiar con ello.

Como cada mes  preparamos el contenido para nuestra colaboración con @mumentsbarcelona, una comunidad de madres de Barcelona cuya iniciativa persigue normalizar el concepto del “me-time” en la maternidad. En el mes de abril el tema elegido es La Ansiedad por separación.

Hay mucho escrito sobre la ansiedad por separación que sufren algunos niños y niñas al separarse de sus mamás y papás pero no tanto sobre la ansiedad que sufren las mamás y los papás a la hora de separarse de sus niños y niñas. En esta entrada hablaremos de ambas situaciones y te daremos pautas para que puedas lidiar con ello desde ambas perspectivas y además puedas ayudar a tu pequeño o pequeña en caso de que sea necesario. 

Es completamente normal que niños y niñas sientan ansiedad ante la separación de sus figuras de apego y dependiendo de la capacidad de adaptación, el temperamento del niño o de la niña y las pautas seguidas por los padres y/o madres, durará más o menos tiempo. Un poco de preocupación por dejar a mamá o papá es normal, incluso cuando el niño o la niña es mayor.

Para aliviar la ansiedad es necesario ser paciente y constante, establecer límites firmes desde el cariño y el amor y, lo que es más importante no mostrar angustia ni preocupación a la hora de la separación para poder normalizar la situación y facilitar la despedida.

Cuando estamos ante una situación que persiste o causa malestar significativo hablamos de lo que los sistemas de clasificación diagnóstico denominan Trastorno de Ansiedad por Separación.

El Trastorno de Ansiedad por Separación define como miedo o ansiedad excesiva e inapropiada para la edad del niño o la niña a la separación de sus referentes de apego.  Si tienes sospechas de que tu hijo o tu hija está sufriendo este trastorno, lo más importante es acudir a un/a profesional de la psicología infanto-juvenil que pueda hacer un adecuado diagnóstico e intervención para que ayude al/a pequeño/a a superar ese miedo excesivo. 

En esta entrada nos centraremos en la ansiedad por separación como esa fase normal que atraviesan todos los niños y niñas y no en el trastorno como tal, por lo que es importante que entiendas que las pautas que te proponemos no deben sustituir una intervención en caso de tu pequeño o pequeña lo necesitase.

¿Qué podemos hacer por ayudar a nuestros hijos e hijas que sufren ansiedad normal ante la separación?

Se trata de hacer las despedidas más fáciles ¿Cómo?

  • Elige bien el momento. No te separes de tu hijo o hija en momentos en los que está más susceptible como cuando tiene hambre, está cansado/a, esté inquieto o enfermo.
  • Práctica las separaciones cortas para que el/a niño/a vea que mamá y papá siempre vuelven. Si vas a dejar a tu hijo/a con un/a cuidador/a nuevo/a, invita a esa persona a pasar tiempo con el/a niño/a mientras tú estás con ellos en la habitación. Se trata de facilitar la separación con “periodos de adaptación” como hacen en los centros educativos.
  • Crea un ritual. Crea un ritual de despedida, donde puede decirle «adiós» de forma agradable y cariñosa, pero también con firmeza y sin vacilaciones. Puedes crear algún saludo privado con tu hijo/a.
  • Fuera dramas. Mantén la calma y trasmite confianza a tu hijo, puedes decirle que vuelves pronto y cuánto tiempo tardarás en volver (después de comer, después del baño, etc..). Una vez se te despidas, vete. Volver solo empeora la situación.
  • Cumple tus promesas.Vuelve con tu hijo/a a la hora acordada, esto hará que el niño o la niña desarrolle la confianza que le permitirá superar cada vez mejor las separaciones. 
  • Recuerda que es temporal. La ansiedad por separación «normal» es una etapa que todos los niños y niñas atraviesan. Es un proceso natural que requiere de unos tiempos de adaptación. 

¿Qué sientes cuando tu hijo o tu hija muestra ansiedad por separarse de ti?

La ansiedad por separación te puede hacer sentir una variedad de emociones. Puede ser agradable sentir que tu hijo/a, por fin, te corresponde con el apego que sientes tú por él/ella. Pero también es posible que te sienta culpable por tomarse tiempo para tí misma, dejar a tu hijo/a con una persona que lo cuide para tu poder trabajar o hacer tus cosas.

La ansiedad por separación, como decíamos, no solo la sufren los más pequeños y pequeñas de la casa, es completamente normal que tú, como madre no quieras despegarte de tu pequeño o pequeña y que el mero hecho de anticipar dicha separación te produzca ansiedad.

¿Qué podemos hacer por nosotras?

  • No hay ideales. Cada familia tiene su vida y su forma de vivir, cada madre su vida y su manera de vivirla. No busques lo “ideal” a la hora de separarte o no de tu hijo/a.
  • Fuera culpas. No te culpes si tienes que dejar a tu hijo/a para ir a trabajar, a veces no queda más remedio. Haces lo que puedes, como puedes y en las circunstancias que puedes. Tampoco lo hagas si decides dejarlo/a a cargo de sus abuelos para hacer un viaje en pareja, o pasar una tarde con amistades, o tener un momento para ti misma, también es necesario para ti y para tu bebé.
  • Una llamada puntual sí, control constante no. Durante el tiempo que estés fuera puede consultar puntualmente como está tú bebé. Puedes por ejemplo programar una llamada a una hora determinada pero evita el control constante. 

  • Disfruta y centra tu atención. Si estás tomando un momento para ti, disfrútalo, si estás trabajando, también. Simplemente observa ese pensamiento, y acéptalo como parte de tu experiencia y vuelve tu atención al presente. 
  • Disfruta de los reencuentros y compensa los momentos de separación con extra de besos y mimos.
  • Confía. Esta ansiedad es temporal, poco a poco ambos se irán habituando a separarse y saber que siempre vuelven, esa lección es la mejor que le puedes dar a tu hijo/a para que desarrolle un apego seguro que marcará su forma de relacionarse con los demás en el futuro.
  • Comparte. Con otras mamás, con tu entorno, con tu pareja, tus padres, etc comparte cómo te sientes, tus angustias, tus miedos, tus inseguridades, tus alegrías tras el reencuentro, tus aprendizajes, lo que a ti te ha funcionado. Puedes recibir el apoyo de los demás en este proceso y ayudar a otras personas que también están en la misma situación. 

Recuerda que las pautas generales que te traemos en el post es en caso de ansiedad no patológica. Si la situación no remite con el tiempo o es demasiado intensa o genera un malestar desproporcionado puede ser necesaria una orientación psicológica específica. En Protea puedes contar con profesionales especializadas en población infantil para ayudar a tu hijo/a y adulta para ayudarte a ti si lo necesitas. 

Naiana Rodríguez Llavata, P-01994.

Directora del Centro de Psicología Protea. Psicóloga sanitaria.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar